Huayno y Carnavalito

El Huayno

Su origen es prehispánico y proviene de las culturas Aymará-Quechua, por tanto no se le puede asignar un país en particular, más allá de que tenga una mayor dispersión e influencia en los actuales estados de Bolivia y Perú.

Sus melodías están compuestas sobre una escala pentafónica (o pentatónica), formando frases y semifrases donde pueden aparecer compases aditivos de 2 o 3 tiempos. Se sostiene sobre un ritmo binario característica estructural que ha permitido a este género convertirse en la base de otros ritmos, desde el Carnavalito hasta la Cumbia Norteña. Los instrumentos que suelen participar en la ejecución del huayno son la quena, la anata, el charango, el acordeón, la guitarra y el violín, junto a una variada percusión que puede incluir caja, redoblante o bombo.

Ñaranjitay ANALISIS

El Huayno adopta diversas variedades, según las características de cada localidad o región; por su tono alegre, suele acompañarse con baile de pareja libre. Su mensaje usualmente es el enamoramiento y el sutil cortejo del hombre hacia la mujer, como también el desengaño o el sufrimiento por la pérdida de la amada. El hombre ofrece el brazo derecho para invitar a bailar, o pone su pañuelo sobre el hombro de la mujer; luego se efectúa el paseo de las parejas por el recinto; y finalmente el baile, que consiste en un zapateo ágil y vigoroso durante el cual el hombre asedia a la mujer, frente a frente, tocándola con sus hombros al girar, y sólo ocasionalmente enlaza su brazo derecho al izquierdo de su pareja en tanto que ambos evolucionan al ritmo de la música. Sus movimientos son animosos y chisposos.

El Carnavalito

El Carnavalito es un género que pertenece a la familia de los Huaynos. En su esencia todo Carnavalito es un Huayno. Lo que lo distingue es su relación con respecto a su uso en festividades del Carnaval. Suelen tener textos alegres relacionados al tema.

En su estructura musical se observan frases simétricas binarias 4 y 8 compases sobre escalas usualmente pentafónicas, aunque no excluye el uso de notas de paso agregadas o las mismas escalas heptafónicas.

Ejemplo de Carnavalito Tradicional

Es una danza de conjunto, es decir, se baila en grupo y con varias parejas, que realizan coreografías al compás de la música. Los danzantes se mueven en torno a los músicos o en hilera. Una mujer o un hombre con un pañuelo (o banderín adornado con cintas) en la mano se encarga de dirigir.

Las figuras son la rueda, la doble rueda, la hilera de itinerario libre y otras. Es común el trote, larga fila que forman de a dos bailarines tomados del brazo. Se destacan las figuras conocidas como «el puente», «las alas» y «las calles».

Es característico de esta zona el uso de una armonía indefinida entre el modo menor y su relativo mayor. Las cadencias armónicas se alternan entre ambas tónicas, logrando una sonoridad de cierta «ambigüedad tonal» entre ambas escalas. Las frases musicales parecieran estar compuestas en ambas tonalidades. Suelen comenzar con una armonía del modo mayor para luego cadenciar sobre el relativo menor

Ambigüedad Tonal:

La armonía trabaja sobre ambas tonalidades relativas a la vez (Do Mayor y La menor) con sus respectivos dominantes cada una. Ambas tonalidades presentan la misma jerarquía afirmada por su dominante (que le precede) creando cierta indefinición sobre cual de las dos es la central.

Cadencia armónica característica

La introducción característica de la música andina esta construída sobre los acordes de Dominante (V7) y Tónica (I) de los modos relativos mayor y menor:

G7C  /  E7Am

Por generalidad, al uso práctico se analiza sobre la tonalidad del relativo menor, entendiendo al acorde de Am como el acorde de Tónica de primer grado (I), al acorde de E7 como su Dominante (V), al acorde de C como su Relativo (bIII) y al acorde de G7 como Dominante del Relativo (V/bIII)

Instrumentación

En su instrumentación participan la quena, el charango, el erkencho, el erque, la caja chayera, el sikus, el bombo y otros instrumentos característicos de la región.

Huayno Carnavalito «El quebradeño» de los Hnos. Abalos

El quebradeño