La música criolla

El tango y nuestra música criolla

Extracto de artículo de Antonio Rodriguez Villar en www.todotango.com

“…¿Pero dónde está en el Tango la vertiente de la Música Criolla? Si bien surgen algunas discrepancias sobre ciertas influencias originarias, existe sí, una coincidencia plena entre la gran mayoría de los investigadores: los antecedentes inmediatos del tango están marcadamente claros en la habanera y la milonga.

Tanto en la Argentina como en la República Oriental del Uruguay, uno de sus primeros y significativos cauces (…) es la música del sur o surera: la milonga, el estilo, el cielito, la cifra, la vidalita.”

“A mediados de la segunda mitad del siglo pasado, esos hombres del campo comienzan a entreverarse aquí en la ciudad y sus orillas con los criollos porteños y los inmigrantes para dar forma a esa nueva música rioplatense que el ingenio y creatividad popular denominó Tango.

Aquellos payadores de fines del siglo anterior y principios de este que en ambas orillas se presentaban en teatros, circos y tablados barriales, fueron también —entre otros— precursores del Tango. Gabino Ezeiza, Higinio Cazón, José BetinottiPablo Vázquez, Ramón Barrera para nombrar sólo a algunos…”

“Los inmigrantes europeos de fines del siglo XIX y principios del XX, hicieron un invalorable aporte al surgimiento y consolidación del tango. Junto a su esperanza, trajeron su música y sus instrumentos y, muy adentro, el recuerdo a la tierra distante.”

“¿Cómo fue ese encuentro entre el gaucho y el inmigrante? ¿Qué tenían en común pese a sus diferencias? Los unía e identificaba la tristeza de la separación, el dolor de la distancia. El gaucho, que había dejado su pago para buscar fortuna en la ciudad o en sus orillas, fue igualmente una suerte de expatriado. Como el inmigrante, también debió cambiar su mundo. ¡Sufría el desarraigo en su propia tierra! La entendible soledad espiritual del inmigrante, se unió con la soledad del paisano de las llanuras rioplatenses.”

Antonio Rodriguez Villar 

Carlos Vega, el “binario colonial” 

Según Carlos Vega, la música rioplatense de mitad del siglo XIX está dominada por lo que este musicólogo llama el “binario colonial”. Casi todas las composiciones de origen europeo que hicieron carne en estas tierras tienen compases de dos tiempos principalmente, que pueden o no estar subdivididos, y sus estructuras también son binarias.

Gabino Ezeiza (1856-1916)

Gabino Ezeiza fue un afroporteño nacido en San Telmo (un antiguo barrio de esclavos), y vivió en una época en la que había un número considerable de afrodescendientes negros en la zona del actual Gran Buenos Aires. Su maestro en la iniciación de la payada, fue el también afroporteño Pancho Luna.

Ezeiza fue uno de los más famosos payadores, tanto en su tierra como en el Uruguay. Sus contrapuntos se hicieron famosos y se recuerda el sostenido el 23 de julio de 1884 en el Teatro Artigas de Montevideo con el cantor oriental Juan de Nava presenciado por un numeroso auditorio. En tal encuentro Ezeiza improvisó allí la que sería la popular canción “Heroico Paysandú“, con la cual derrotó a Nava, convirtiéndose en uno de los payadores más importantes de la historia.

El día 23 de julio ha sido declarado “Día del Payador” en todo el territorio de la República Argentina en honor a ese histórico contrapunto.

El tango patagones” (1905)

“Endecha” (1913)

Extracto de la película “El ultimo payador” (1950)

Inspirada en la vida del payador José Bettinotti, fue escrita por el poeta y letrista de tango Homero Manzi y dirigida por el propio Manzi y el francés Ralph Pappier. Fue protagonizada por el cantante, actor y cineasta Hugo del Carril.

En esta cena se recrea un encuentro de contrapunto entre Jose Betinotti y Gabino Ezeiza